¿Sabes cuales son las enfermedades periodontales y como reconocerlas?

Antes de comenzar a analizar qué son las enfermedades periodentales, conviene saber que la periodoncia es el área de la Odontología que se encarga del estudio, la prevención y el tratamiento de todas las patalogías que tienen su origen en nuestra boca. En su gran mayoría de casos, son lesiones o enfermedades que se derivan de una mala higiene bucodental y que tiene como principal causa la acumulación de bacterías dañinas para nuestro organismo.

Por tanto, a continuación vamos a explicar cuáles son las principales, qué es la piorrea y cuál es su relación con la gingivitis.

La piorrea y la gingivitis: ¿Cuál es su relación?

La piorrea es la enfermedad más avanzada de todas las que surgen en el ámbito de las enfermedades periodentales. Lo primero que tenemos que conocer es que nos encontramos ante una enfermedad crónica,por lo que una vez que se manifiesta en nuestro organismot odas las acciones van en una misma línea: tratar de frenar su avance.

La piorrea aparece como consecuencia del mal tratamiento de otra de las principales enfermedades que podemos padecer en nuestra boca, la gingivitis, una patología que afecta a las encías, ligamentos y huesos que dan soporte a nuestros dientes. La gingivitis se manifiesta porque, en último término, puede provocar la pérdida de un diente, como consecuencia del debilitamiento de las encías y de todos los factores que propician que nuestros dientes queden completamente pegados a nuestras encías.

A diferencia de la piorrea, en la que ya hemos mencionado que tenía un carácter crónico, la gingivitis sí que admite un tratamiento con el que erradicarla por completo. Por lo que es importante conocer que no todas las gingivitis terminan transformándose en piorrea, sino que en las mayoría de los casos, especialmente si se trata a tiempo, tiene una temprana solución. 

¿Cómo se detectan las enfermedades periodontales?

Al contrario de lo que ocurre en otro tipo de enfermedades de nuestro cuerpo, las enfermedades periodentales se detectan cuando ya están teniendo un efecto muy negativo en la salud de nuestra boca. Sin embargo, en su gran mayoría de casos se hacen evidentes por aspectos relacionados con el enrojecimiento, la inflamación o el sangrado de las encías. Estas son tres de las señales que ayudan a descubrir la presencia de este tipo de enfermedades y, por tanto, el motivo que tiene que llevarnos a acudir a nuestro dentista de confianza.

A nivel de prevención, la realidad es que únicamente hay un consejo que podemos ofrecer: llevar una buena higiene bucodental. En cualquier caso, es muy importante que la salud de nuestros dientes y de nuestras encías esté controlada de manera periódica por nuestro destina. De manera que, al menos una vez al año, visitemos al especialista. Si tomamos como rutina esta prevención, cualquier posible enfermedad que aparezca en nuestra boca podrá ser atajada prácticamente de inmediato.

Como hemos podido comprobar, y pese a la importancia que desprende la aparición de este tipo de enfermedades, es vital interiorizar unos hábitos de vida saludables que nos ayuden a mejorar la salud de nuestra boca. De esta manera, minizaremos cualquier posible efecto negativo en nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.