Cannabis: Principales diferencias entre el THC y el CBD

 

Tanto el THC como el CBD son compuestos químicos denominados “Cannabinoides” presentes en el interior de las plantas de cannabis. Si bien al consumirlos pueden desplegarse diferentes experiencias e interacciones específicas, ambos presentan efectos diferentes, lo que también dependerá de las diferentes cepas de las plantas y cantidades consumidas.

En realidad, existen infinidad de cannabinoides presentes en la planta, aunque el CBD y el THC están presentes en mayores cantidades, y son los más especiales dadas sus características y efectos en el cuerpo humano.

Especificidades del CBD

El CBD es uno de los cannabinoides más importantes, y eso se explica por sus grandes capacidades que el THC no tiene. Se trata del componente que, consumido en aceites, permite paliar dolores y malestares provocados por diversas enfermedades y patologías, y por lo tanto se ha convertido en un elemento fundamental en tratamientos médicos. El CBD no tiene contenido tóxico, y explican que ayuda a un equilibrio de los procesos biológicos humanos.

Especificidades del THC 

Es el compuesto principal de la planta de especie “Sativa”, y es conocido por sus efectos “psicotrópicos” o psicoactivos. Si, el CBD influye en el bienestar y no tiene efectos secundarios importantes, lo que sucede con el TGC es que este puede influir en regiones específicas del cerebro, que puede afectar en sensaciones o ánimos de quien lo consume. Para conseguir productos a granel de THC es importante hacerlo en lugares de confiabilidad y calidad, y que atienda a las necesidades de cada cliente.

¿Cómo cada uno de ellos afectan en el cuerpo humano? 

Los efectos que tiene el THC y el CBD en el cuerpo humano son totalmente distintos, ya que los cannabinoides actúan sobre receptores de maneras muy diferentes. En general, la mayoría de los cannabinoides influyen sobre receptores especiales que están distribuidos en todo el cuerpo, y estos receptores interactúan reaccionando de diferentes maneras. No obstante, el cannabinoide CBD actúa de forma diferente, ya que lo que hace es reforzar toda la red de receptores.  De ese modo es que el CBD es ideal para equilibrar el apetito, el sueño, y hasta el estado de ánimo.

En cambio, el cannabinoides THC hace un trabajo mucho más sencillo, y se une de forma directa a los receptores cerebrales y a los receptores digestivos. Por eso es que su interacción causa efectos psicotrópicos, alentando los tiempos de reacción, produciendo un aumento en el apetito, y también puede llegar a alterar la memoria y el estado mental.

Como pudimos explicar anteriormente, tanto el CBD como el THC provienen de la misma especie de planta, aunque tienen una gran diferencia en cuanto a los efectos que producen al consumirlos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.