Cuidar a una persona de movilidad reducida en casa

Cuidar a una persona de movilidad reducida

Todos conocemos a alguna persona que debe cuidar a una persona de movilidad reducida en un hospital o incluso en su propia casa. Puede parecer una tarea sencilla pero este tipo de personas requieren unos cuidados especiales que hace que se compliquen tareas cotidianas como el simple hecho de ir al baño.

En esta entrada vamos a dar algunos consejos a tener en cuenta si debes cuidar a alguien que no puede valerse por sí mismo o misma. Esas personas con movilidad reducida muchas veces son los abuelos que ya no son capaces de hacer una vida totalmente independiente y la familia decide acogerle en casa.

Sin embargo otras veces esas personas son miembros del propio hogar. Esas restricciones de la movilidad no tienen por qué ser permanentes sino que también puede tratarse de algo temporal como la rotura de un tobillo o una cadera. Vamos a centrarnos en restricciones permanentes ya que si se trata de movilidad reducida temporal, el propio paciente sabrá lo que necesita en cada momento y realizar una inversión monetaria para uno o varios meses no es algo que todo el mundo pueda permitirse.

Consejos para cuidar a una persona de modo permanente

La rutina es uno de los puntos fuertes para asegurarnos que no se olvida nada. Se trata de algo que ayuda mucho en la memoria de las personas mayores. Pero aparte de eso, te asegurarás de que siempre tienes una asignación en el cuidado de esa persona, aunque ese tiempo pueda ser libre o de ocio junto a ella.

Hay que adaptarse a su vida anterior a estar impedido. Intenta que tenga tiempo y capacidad de realizar acciones que antes le gustaban. De ese modo le ayudarás tanto física como psicológicamente. Si tienes capacidad de que siga manteniendo relaciones sociales, principalmente con amigos cercanos, debes facilitarle la vida para que siga teniendo una vida socialmente activa.

La dieta es algo que se ha de tener muy en cuenta ya que la cantidad de calorías que desgastan es mucho menor que lo que gasta una persona con una vida sana y activa. Debes evitar que cojan peso para evitar problemas derivados del sobrepeso.

El aseo debe seguir siendo algo muy importante en su vda, del mismo modo que ha de seguir siéndolo para ti.

Si el problema es a largo plazo y la movilidad muy reducida, es recomendable adaptar la casa a esa persona. Si va en silla de ruedas deberás eliminar barreras arquitectónicas de entrada en la casa, así como ampliar puertas y adaptar el baño para que pueda entrar sin problemas. Otra de las mejoras a realizar, y que puede facilitarte mucho la vida es la compra de una cama adaptada. Hay muchas tiendas especializadas como por ejemplo camas articuladas Barcelona especializadas en este tipo de material. Puedes añadir una barra de agarre en la ducha o incluso un banco portátil para que pueda estar sentado mientras le aseas.

Puedes ver otros muchos materiales para hacer la vida un poco más fácil si tiene que cuidar a una persona de movilidad reducida en casa en ortopediaitomi.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *